miércoles, 20 de mayo de 2015

Casa Das Canoas, Rio de Janeiro, 1951. Oscar Niemeyer

Casa Das Canoas.
Rio de Janeiro. 1951. 
Arq. Oscar Niemeyer

Por: Camilo Andrés García Moreno

Hormigón dinámico 
´no me seducen los ángulos rectos ni las líneas rectas duras e inflexibles que son obra del hombre, lo que me atrae son las curvas fluidas y sensuales, las curvas que encuentro en las montañas de mi país, en el sinuoso cauce de sus ríos, en las olas del océano y en el cuerpo de la mujer amada´ Oscar Niemeyer.
En la frase anterior el arquitecto Oscar Niemeyer expresa totalmente el carácter de sus obras, el factor que lo llevo a ser considerado un gran arquitecto modernista en Brasil por sus formas innovadoras y el rompimiento de una tradición de líneas rectas como las de Le Corbusier. Este arquitecto marcó un gran paso en la modernidad de su país no solo por sus diseños dinámicos de líneas curvas sino en las nuevas formas de usar el material ya que estudio exhaustivamente las propiedades del hormigón armado dándole un estilo y carácter a sus obras reconocibles fácilmente el sello característico que le impregnaba a cada obra.
El ser pionero en la utilización de este material en Brasil y tener un conocimiento bastante avanzado para su época respecto al tema le permitió, además de generar u estilo propio como ya se dijo, combinar la estructura con la escultura dotando de una riqueza estética a sus obras volviéndolas un espectáculo lo cual genero un impacto en la arquitectura e la época. Como era de esperarse el rompimiento de la tradición europea que género en la arquitectura llevo a muchas críticas de los historiadores de la época los cuales veían la arquitectura tradicionalmente como funcionalidad pura, al contario del arquitecto moderno que veía la forma como un medio para lograr la belleza y volver sus obras un espectáculo.
Su amor por las líneas curvas femeninas y eróticas de la mujer,  el folclor, la alegría y las características de Brasil se llevan muy bien por su dinamismo que se conectan con el clima y la geografía del país, sus obras se vuelven muy naturales al estar en armonía con la naturaleza y el contorno, aunque no sucede en todas sus obras por los diferentes lugares donde se ubican sus construcciones si logra darle naturalidad a las curvas que genera.
En muchos casos con el rompimiento de los esquemas establecidos por tradición que fueron criticados por unos se vio como una crítica a la arquitectura por parte del arquitecto el cual desde su formación estaba decepcionado de la arquitectura del lugar la cual veía muy atrasada, y él quería generar avances los cuales logro en diferentes aspectos, un ejemplo de lo anterior es el edificio COPAN en San Pablo donde en una ciudad de líneas rectas y torres se vislumbra un edificio en forma de ´S´ en planta que rompe toda estructura urbana pero no la interrumpe, le da flujo a la ciudad y la dota de carácter señalando la esencia del país.
La casa Das Canoas
Habiendo dicho aspectos característicos del arquitecto que definen sus obras y conociendo un poco el sello que lo diferencia de la época podemos aproximarnos a la casa Das Canoas ubicada en Rio de Janeiro en un terreno boscoso, un clima tropical típico de Brasil que podría llegar a complicar el diseño por las lluvias y el terreno difícil que al contrario de dificultar las cosas el arquitecto lo convierte en algo hermoso evidenciando todo lo mencionado anteriormente.
Al acercarse a la casa por primera vez lo primero que se evidencia son las hermosas curvas que se asemejan a un rio que corta los planos del bosque y sumerge a la persona en un lugar que genera un sinfín de sensaciones evidenciando la pauta que marco el arquitecto al buscar como fin la belleza y generar un espectáculo más allá de la utilidad.
Cuando se logra superar la cantidad de emociones que genera la primera impresión, cosa que es difícil de lograr porque a lo largo del proyecto uno no deja de asombrarse, se puede ver como integra la naturaleza al interior de la casa, o podríamos decir lo contrario como logra colocar la casa en la naturaleza sin atacarla, sino dotando de un carácter orgánico y minimalista que suaviza las decisiones compositivas y la dureza del material, este segundo aspecto es algo asombroso, como logra que un material tan duro, tan fuerte que en su naturalidad atacaría cualquier rasgo natural interrumpiendo cualquier flujo en la naturaleza lo integra de una manera tan fluida al lugar que como se dijo se asemeja a un rio que baja libre por las montañas de una manera completamente natural.
El arquitecto enriquece aún más su arquitectura con ciertos detalles que impresionan, cosas que nadie había pensado antes, ¿a quién se le ocurriría en esa época colocar una piedra en medio de la casa? La coloca como si fuera un accidente natural que articula el exterior con el interior y del mismo modo el interior con la naturaleza, llevando al habitante a sentir que vive al interior de un bosque, no al interior de una casa, jamás deja de lograr tantas sensaciones volviendo el recorrido de la casa un espectáculo maravilloso.
Antes de ingresar a la casa imaginemos que comienza a llover, y estamos en un bosque tropical al aire libre sintiendo como baja el agua de la montaña dirigiéndonos hacia el interior de la casa, como si hiciéramos parte de un rio, somos una gota de agua que va a recorrer la casa sin ninguna dificultad, solo se escucha el sonido del agua golpeando las piedras, la casa y los árboles, sin dificultad ingresamos a la casa guiados por la curiosidad de seguir viendo que sorpresas nos prepara el arquitecto y sin mirar atrás bajamos por unas escaleras hermosas junto a la gran piedra que no decide si está adentro o está afuera y nos lleva a un salón con una pequeña ventana vertical que al abrirse permite sentir como el agua está pasando a pocos centímetros de la ventana y se siente el cambio de nivel hacia el suelo, nos sumergimos en la casa como quien se hunde en un rio y no logra salir a la superficie y se ahoga en el rio de sensaciones que la casa está generándole, es increíble cómo logra trabajar el agua, un factor tan complicado de resolver en la arquitectura,  y lo convierte en toda una obra de arte, que suerte seria ver llover en ese lugar.
No es difícil evidenciar como la sensación atacan al que llega a conocer la casa, sentir la riqueza arquitectónica del lugar que difícilmente se hubiera logrado con el uso de la línea recta que poco admira el arquitecto, es fácil evidenciar porque el arquitecto Oscar Niemeyer era un gran arquitecto moderno de su época y de su país. 
´… todo arquitecto debería ser dueño de su propia arquitectura y construir lo que él quiere, no lo que otros quieren que construya´. Oscar Niemeyer.
Nuevamente vemos que el arquitecto Oscar Niemeyer es dueño de su propia arquitectura como él lo dijo, no le importaron los esquemas preestablecidos para desarrollar su arquitectura y logro avances enormes cambiando lo que él creía era una arquitectura atrasada.  
Al continuar el recorrido de vuelta en la casa, ascendiendo al piso superior nuevamente la casa se abre a la naturaleza con una gran terraza direccionada al mar, siempre con las hermosos curvas que se articulan con la naturaleza y hacen de la casa una obra de arte, después de toda la evidencia presentada podemos respaldar que el arquitecto Oscar Niemeyer estaba años adelante de su época y un gran arquitecto moderno.

BIBLIOGRAFIA


Fuente: http://1.bp.blogspot.com/-Ui6ApJf1kA8/UE5HAooNWeI/AAAAAAAAFKg/t5YVZL6ZZzw/s1600/1.png

Foto: Caja moderna / Camilo Andrés García Moreno

No hay comentarios:

Publicar un comentario